miércoles, 14 de diciembre de 2016

Cerros del Muerto y de las Víboras (Sierra de Húetor - Granada)









Sierra Nevada de horizonte.

Majalijar

Peñón de la Mata

Extremo sur del Parque.

El intenso color verde denota buena salud

Ésta y las siguientes: restos de trincheras en el Cerro del Muerto






Caseta forestal 1.604 metros.



Cañada del Sereno

Cañada del Sereno

Extremo oeste del Parque

Ésta y las siguientes: cumbre del Cerro de las Víboras.



Desde la cumbre del Cerro de las Víboras

Desde la cumbre trozo de la autovía Granada Murcia.





Cerro de las Viboras.

El bosque de pinos por el que me muevo

Desde el interior lo veo así.

La visité creyendo que esta seca y....

Fuente de la Mora

Los cinco que se elevan

Otra toma de la parte alta

La mitad baja del pino

Recorridos ensombrados

Amplia gama donde escoger.

Permanece "viva" todo el año y todos los años

Fuente de ICONA junto a Fuente de la Teja.

Desde el Mirador de las Veguillas



Lo que se tira tras comerse una piña.

Cada uno elige dónde ubicar su casa.



Fecha: 9-10-2016                                  Los Peñoncillos                 7’30h-14’30h.     (1.200m.)
M.I.D.E.:2,2,2,2.                                  Cerro del Muerto              8’30h.
Duración: 7h (Semicircular)                Trincheras                          9’15h.
Desnivel en subida: 800 metros        Cerro Víboras                    10’30h.                 (1.600m.)
Temperatura: de 15ºC a los 25ºC       Fuente de la Mora           11’15h.
                                                              Nacimiento río Darro      13’00h.


Ha pasado algo más de un año desde que estuve por última vez por la Cañada del Sereno (Parque Natural de la Sierra de Huétor). En aquella ocasión –si la memoria me es fiel- estuve visitando un complejo de trincheras ubicadas en el Cerro del Muerto (ladera oeste) y me quedó la vaga impresión de que no había visto todo, de que podían prolongarse ladera arriba.

Hoy aprovechando que de nuevo la Cañada del Sereno va a ser el recorrido vertebrador, he querido dedicarle un rato a verificar si mi intuición no me engañó antaño. Este sendero calificado como de dificultad media, duración de unas 5 horas y longitud de 11.500 metros, al que yo le he añadido algunas “licencias”.

El alba, como siempre a primeros de septiembre, alumbra el cielo y se desliza por las cimas de las montañas para hacerlo poco después por las techumbres de los árboles. Enfrente, la montaña parece retener la noche.

Parte -el sendero- junto a la casa forestal de Los Peñoncillos, para adentrarse enseguida en pleno bosque de encinas y pinos. Siempre (en sus dos primeras horas, con suave pendiente hasta alcanzar el que yo denomino “tercer mirador”, éste natural y desde el que se puede contemplar de las vistas de buena parte del Parque: desde el Cerro del Maullo en el límite sur hasta el Majalijar y la Sierra de Harana por el norte.

Unos minutos después de sobrepasar este mirador y justo antes de comenzar a descender el sendero, a nuestra izquierda se encuentra el conjunto de trincheras visitadas el año anterior. Hoy he comenzado en ese mismo punto a ascender zigzagueando el Cerro del Muerto en busca de indicios de más trincheras loma arriba.

Me tomo las salidas con la misma decisión que hace años pero voy asumiendo que pasada cierta edad, aquella en que me perdía gustar, deslumbrar (aunque fuera a mí mismo) y comerme el mundo, o dejarme engullir por él, he aprendido a moverme más “cómodamente”, incluso placenteramente dentro de mis propios límites, muy consciente de mi inevitabilidad.

No he tardado mucho en encontrar los primeros restos: parapetos de piedras apiladas formando largas hileras defensivas que recorren y envuelven la cima del cerro y en la propia cima los restos de pequeñas construcciones. De menor entidad y extensión (al menos que se me haya escapado alguna otra) que los de la parte baja y con un mayor deterioro ya que el ganado campea frecuentemente por estos cerros.

De regreso en el sendero, desando durante unos diez minutos tratando de evitar el tener (en caso de que continuara) un fuerte descenso para luego volver a remontar. Voy a la busca de un senderillo que escala el cerro; inseguro, como si no supiera a donde ir, con la única decisión firme de ganar la cima. A medio camino (repentinamente, ya que hasta ese mismo momento no las había oído), me encuentro en medio de una alegre algarabía sonora, decenas de cencerros ocupando una amplia gama de tonalidades, invade el espacio. Resaltan los roncos y potentes sonidos de los que portan los grandes machos caprinos: son los mayores y todo ello amalgamado con el lastimero, continuo y prolongado balido de las ovejas.

El sendero muere en un pequeño barranco, al inicio de unas rodadas que escalan la loma enfrentada. Junto a ella y perpendicular un cortafuegos. Aun a sabiendas de que los cortafuegos no son recomendables como “caminos para andar”, opto por él. Lo prefiero a tener que caminar la multitud de curvas del carril, a la vez que trato de ahorrar espacio y tiempo, en la seguridad de que me reencontraré con el más arriba.

Me encamino hacia el Cerro de las Víboras (techo de mi salida con sus 1.600 metros). Alcanzado, aprecio que es una buena atalaya para mirar, contemplar y admirar las extensas masas verdes que cubren todo el Parque, un verde intenso que es sinónimo de buena salud. Comparten la cima del cerro, unos cuantos peñascos que emergen del suelo, alcanzando hasta la decena de metros, junto con un reseco prado y las ruinas de algún aprisco, además de unas excelentes vistas, tanto de la mitad sur del Parque como de la Norte, cerrada por la Sierra de Harana, todo al oeste de la autovía.

Decido retornar. Durante el camino de regreso, el recuerdo y la curiosidad me impelen a desviarme unos centenares de metros para revisitar la Fuente de la Mora, sin muchas esperanzas de encontrarla “viva”. Pequeño manantial ubicado en el extremo norte de una amplia vaguada, toda ella cercada y que en estas fechas presenta un aspecto de hierba agostada. Junto al nacimiento y rodeando la media docena de cubetas, los rosales silvestres y los majuelos que sirven de posadero para todas las aves de la zona, como parada obligatoria antes de descender a beber. El tránsito es intenso.

Pista abajo hasta reincorporarme al sendero original para ya, seguirlo fielmente hasta su conclusión: Púlpito, Nacimiento del río Darro (Fuente de la Teja), Mirador de las Veguillas, hasta concluir junto a la Casa Forestal de los Peñoncillos.



Recordatorio: en nuestras salidas al campo sólo debemos dejar nuestras pisadas, todo lo demás: impresiones, fotos y residuos (orgánicos e inorgánicos), deben regresar con nosotros.