miércoles, 20 de septiembre de 2017

Sierra de la Sagra I: Pico de la Sagra (Huescar - Granada)





Si no recuerdo mal, algo que a mi edad es frecuente, lleva mi hijo Carlos  mucho tiempo e intentos sugiriendo dedicar una de mis salidas a visitar la Sierra de la Sagra. Y el mismo tiempo he ocupado yo en postergar la iniciativa alegando la distancia (200 kilómetros ida) y la similitud con otras sierras más cercanas (Sierra de Huétor, o la misma de Baza).

Pero esta semana llegó el día en que me ha pillado con la guardia baja y al fin he claudicado. Es esta sierra -que mejor sería calificar de pico-, ya que se encuentra bastante aislado entre otras estribaciones con mucha menor envergadura, ocupando un espacio muy definido geográficamente entre las poblaciones de la Puebla de Don Fadrique y Huéscar, la cima más alta del Altiplano Granadino y de toda la Cordillera Subbética ya que alcanza la cota de 2.383 metros en una de sus cimas trillizas. 

Presenta dos laderas muy contrastadas: la oeste, aunque a tramos con grandes pendientes, la recorre una pista que tras alcanzar un pequeño refugio se prolonga ascendiendo todavía durante un kilómetro y medio hasta morir (5 kilómetros desde la GR-9100 y 1'5 km. más hasta su finalización); toda ella repoblada con pinos y otras especies hasta una cota de 2.000 metros. Mientras que la vertiente noroeste presenta profundas y abruptas cárcavas y barrancas muy visibles y llamativas en alguna de mis fotos.

Nosotros hemos subida por la pista (en estado aceptable) hasta el refugio, donde hemos dejado el coche. Tras tomar un sendero marcado que recorta un par de curvas nos hemos lanzado por otro sendero de menor entidad, monte arriba, siempre entre pinar (laricio) de forma un tanto atrevida, ya que el sendero ha desaparecido (o lo hemos perdido) poco más arriba y hemos tenido que remontar monte a través hasta alcanzar el primer collado donde nos hemos reencontrado con el sendero "oficial" que enlaza con el final de la pista, lo tomaremos en la bajada. 

Es engañosa esta subida ya que en su ascensión presenta hasta tres collados: Collado de las Víboras (1.858 m.), Collado del Morro de las Zamarrillas (2.010 m.), cima este de la Sagra (2.138 m.), tapando visualmente cada uno de ellos a los siguientes dando la impresión de haber alcanzado la cima, pero que al coronarlos nos muestran un tramo de subida adicional aparentando de nuevo, ser el definitivo. Para terminar la ascensión dejaremos a nuestra derecha y bajo nuestro paso el denominado "Embudo" hasta culminar la subida alcanzando la cima trilliza que ostenta el hito (2.383 m.). Todavía prolongamos el camino para acercarnos al extremo sur de la montaña, con algo menos de altura.

Reservamos para la vuelta hacer la cuerda de toda la cima de la montaña recorriendo los tres promontorios que componen el pico antes de retomar definitivamente el regreso  siguiendo dócilmente el sendero hasta su fin -final de la pista terrera-.  

Unos metros por debajo del refugio descubrimos una fuente donde nos aseamos y refrescamos antes de hacer el recorrido de bajada que nos falta en coche y acercarnos hasta los dos grupos de secuoyas que hay en la carretera GR-9100 (dirección Huéscar): uno en el acceso al Cortijo de La Losa -alineados- y el otro -grupal- un centenar de metros más adelante a la izquierda de la carretera.

De las casi once horas que ha durado la jornada, la mitad las hemos consumido en el trayecto de acercamiento y regreso y la otra mitad en la subida al Pico: 2 horas en la subida, 1'45 en la bajada mas 45 minutos en la cima comiendo, disfrutando y escribiendo en el libro de registro, mas las paradas para comer y la visita a las secuoyas.


Refugio: inicio y final de nuestra andadura.


Pico de la Sagra.


Curioseando en el refugio.

Las zonas de tajos son frecuentes en esta formación.

Peonías algo fuera de temporada.


Tras esa aparente cima está el primer collado:Víboras (1.858 metros). 


Desde el Collado de las Víboras el Morro de las Zamarrillas (2.010 metros).

Añadiendo su tamaño al hito del collado esta grilla.


Calizas, margas y cretas estratificadas formando estratos de gran potencia y dureza.

En las laderas ejemplares de buen porte contrahechos por soportar las duras condiciones.


Algunos ejemplares han crecido un tramo en horizontal para aguantar mejor los vientos.

La primavera se deja ver en el color y la floración de todas las especies.

El único encuentro durante toda la jornada.



Descubriendo que todavía nos falta un tramo de subida.

Allí creemos que debe estar el monolito. El sendero atraviesa la cabecera del embudo.

Alcanzado.


Prolongamos el camino para alcanzar la cima más oeste (2.356 metros).



Embalse de San Clemente.

Recorriendo la cima en su totalidad.

Desde la distancia se aprecian formas que la cercanía desdibuja.



He reforzado los colores porque me llamó la atención cómo escalan los terrenos de labor las laderas.



Algunos pinos, por ubicación, presentan mas definida la forma abanderada.



La fuente por debajo del refugio.



El desagüe de la fuente produce este pequeño encharcamiento unos metros más abajo. 

Y allí Carlos descubre estos delicados seres.
De nuevo en el refugio, fin de la caminata.


Ya de regreso diferentes tomas de  La Sagra. 

Las cárcavas y barranqueras se aprecian muy bien en esta toma.

Entre las dos cimas el paraje denominado "el embudo".

Secuoyas, algunos alcanzan la treintenas de metros.


Pico de la Sagra (Puebla de Don Fadrique - Granada), 24 de mayo de 2017.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Tablate, pueblo y puente (Granada)







Esta de la izquierda fue la última casa habitada, hoy totalmente desvalijada.


La iglesia de Tablate de planta rectangular y tejado a cuatro aguas.

Horno de pan.








Una de las dependencias de la casa grande.


Atrio de la iglesia parroquial de Santiago y puerta de subida al coro y a la torre.

Lo poco que queda de las pinturas que sustituían al retablo.

Desde el coro imagen de la iglesia. A la sacristía se accedía por la puerta de la izquierda.

Cubierta de la torre de la iglesia.


Molino de aceite movido por mulos.

Establos de la casa grande.

La entrada desde Lanjarón nos recibe con esbeltas palmeras.

A la derecha la casa grande del pueblo o cortijo de los Damas Hernández.

Puente de Tablate de gran importancia en las rebeliones moriscas por ser el acceso a la Alpujarra granadina.

El arroyo Tablate, muy encajonado, ha obligada a la construcción de al menos tres puentes, y los tres permaneces operativos.

Barranco de Tablate.

Ermita a la Virgen de las Angustias junto al puente de la carretera.

Puente nazarí de Tablate, puerta en su día a las Alpujarras.


Tablate (Granada), 17 de mayo de 2017.