miércoles, 31 de agosto de 2016

Granada, un paseo por la ciudad.

https://www.youtube.com/watch?v=lY2_eAZo4Lk
"Para embellecer una ciudad no basta con crear una comisión, hay que afinar al público, hay que tener criterio estético, hay que gestar ideas". A. Ganivet.




La Gran Vía es una de las principales arterias de Granada, aunque bastante ruidosa, los festivos se deja pasear. Hoy la hemos recorrido para acercarnos hasta  Plaza Nueva.

En nuestro caminar dejamos -casi al principio- y a nuestra izquierda Puerta Elvira, la que fue principal puerta de acceso a la ciudad árabe.

La iluminación que en su día se eligió para esta Gran Vía y que levantó controversia, hoy está totalmente aceptada.

Algunos de los edificios de esta arteria granadina mantienen el esplendor de sus orígenes de primeros del siglo pasado.

Los días festivos la ciudad se llena de artistas callejeros que intentan recabar unas monedas.

Las enormes pompas de jabón que son capaces de crear asemejan a la de los políticos en plena campaña electoral.

Techumbres del Museo Arqueológico de Granada, cerrado desde hace ...ni me acuerdo. Siempre se ha esgrimido la falta de presupuesto para reparar las grandes grietas que aparecieron en su día.

Este brujo "levitador" al que su compañera ha abandonado y tiene que esperarla si quiere bajar ya que desplazó el taburete.

El comienzo de la "Cuesta de los Chinos" (imagino que por el empedrado de su base), es una de las posibles subidas hasta la Alhambra, que por su belleza cada vez es más usada por los visitantes.

Este acceso deja todas las edificaciones de la Alhambra a la derecha. A la izquierda los jardines y pabellones del Generalife.

Nada mas iniciarlo dejamos a la derecha estos restos de muralla y la puerta junto a los restos de un antiguo molino harinero. A su derecha hay una lápida de mármol gris que no he  conseguido leer.

La cuesta recorre todo el barranco de la Aikibía, se inicia junto al río Darro y era el acceso que comunicaba el barrio del Albaicín con los recintos de la Alhambra. Buena parte de la subida está amenizada por el arroyo que forman las aguas sobrantes de los riegos, vertida a través de la muralla a medio recorrido.

Durante toda la subida tenemos las murallas delimitadoras de los recintos palaciegos a nuestra derecha y un talud de considerable altura que soportan las huertas del Generalife. 

El Albaicín, barrio que ocupa la colina enfrentada a la Alhambra y que si a media subida nos volvemos, nos proporciona una visión muy atractiva. Hoy había parejas sentadas en medio de la cuesta contemplando la estampa o quizás aprovechaban para disimular el cansancio.

"El agua es como el alma de la ciudad. Vigila su sueño, y al oído del silencio le cuenta, las leyendas que viven a pesar del olvido". Fco. Villaespesa. (Arrollo que acompaña buena parte de la Cuesta del Rey Chico).

Entre olivos nos acercamos hasta uno de los miradores de la ciudad más olvidados: Alixares. Enfrentado a los aparcamientos oficiales del recinto y separado de la carretera de acceso unos doscientos metros.

Panorámica del extremo sureste de la ciudad desde el mirador de los Alixares, con el río Genil en el centro. 

Esta otra vista desde el Mirador recoge la Torre de la Vela y Sierra Elvira acotando la extensa vega de Granada.

Hacia el este sobresale la blanca y majestuosa sierra por encima de los olivos.

Abriendo el objetivo de la cámara acojo más edificaciones en la toma.

Mi acompañante -más inteligente- disfruta del momento y lugar mientras yo trajino arriba y abajo buscando encuadres.

A nuestros pies uno de los barrios tradicionalmente olvidados de la ciudad: Barranco del Abogado. Parte alta del barrio.

Mirador Alixares.

A nuestros pies la barriada que se alarga acompañando la antigua carretera de la sierra.

Las construcciones más altas del barrio que remontan la loma hasta alcanzar casi las puertas del cementerio.

A media bajada esta pequeña ermita dedicada a la Virgen. Muy "sentida" por los pobladores del barrio. A sus pies un pequeño altar. 

Las viviendas se apilan alrededor de la carretera de acceso escalando la colina.

Desde el Carril de San Cecilio divisamos la fachada sur del Hotel Alhambra Palace, inconfundible por su característico color.

Algo más abajo la torre de la iglesia de San Cecilio ya en pleno barrio del Realejo. Tras la restauración decidieron "pintarla"

De nuevo la fachada sur del hotel que se eleva muchos metros por encima de las casas residenciales que ocupan toda esta ladera.

Portada de la iglesia de San Cecilio. Construida en la primera mitad del siglo XVI. En el incendio sufrido en el año 1969 se perdieron obras de gran valor. En su día era la iglesia que frecuentaba Manuel de Falla, ya que su casa estaba algo más arriba.

Llamativa fachada de este hostal que ocupa una de las esquinas (norte) de la Plaza Campo del Príncipe.

En nuestro caminar recorriendo el barrio, camino de casa, algunos de los cierres que todavía adornan las fachadas de algún edificio.

Parte superior y espadaña de la iglesia de Santo Domingo. En su construcción se mezclaron los estilos barroco, gótico tardío y renacentista, de ahí su llamativa fachada principal

En nuestro deambular, siempre buscando calles menos recorridas, invado (fotográficamente) este fresco y recoleto patio interior.

Ya en la Plaza Bib-Rambla enlazo fuente neptuniana y torre mocha de la Catedral.

Detalle de la taza de la fuente de la plaza.

Parte de la plaza de la Trinidad, un pequeño pulmón verde en el centro de la ciudad.

Granada, 3 de abril de 2016.