miércoles, 30 de marzo de 2016

Vacares, minas y prados (Sierra Nevada - Granada)

Los majestuosos tajos de la Alcazaba y el Mulhacén van a estar muy presentes durante la jornada.









Acabo el llaneo y tras una corta bajada me encuentro con el Genil.

Puente del Burro sobre el Genil.

De vez en cuando miro hacia atrás, es una buena excusa para parar, la subida casi lo exige.

Una antigua era "repoblada".

Enfrentado al barranco del Guarnón.


Al fondo el Picón de Jérez con escasa cobertura blanca.

Charca recuperada en lo que fue cortijo de la Umbría. 

Conforme voy ascendiendo la geografía me permite ver las caras norte de los grandes.

Harto de subir me vuelvo para ver donde queda Guéjar Sierra.

Al entrar la borrasca por el sur, aquí apenas si descargó.

Puntal de Tajos Negros.

Tajos de la Alcazaba y Mulhacén.

Esta ladera, por la que me muevo, está salpicada de espolones rocosos. 

Los colores de las rocas denotan la presencia de mineral de hierro.

Aquí ya se empezaron algunas excavaciones.

Los restos desperdigados de nieve aguantan al resguardo en las hondonadas del terreno.

Prados y Minas de Vacares.

Las escombreras destacan sobre el fondo por su color más oscuro.
Y ya estoy sobre los restos de las explotaciones.
Los que me llaman la atención, sin hacer una búsqueda exhaustiva.
Algunos ejemplares mejor cristalizados.
La oxidación del cobre aporta las notas verdosas.

Puntal de Vacares.

Alcazaba.

Mulhacén.

Cerro de los Machos y Valdeinfierno.

Uno de los pocos arroyos que bajaba hoy de los Prados de Vacares.

Llamativa la escasa nieve que presenta la cara norte de la Alcazaba.

Los arroyos, ya bastante abajo, conseguían acumular mas caudal.

Hoy tampoco he tenido que pisar la nieve y no debería ser así.
Junta de los Ríos, antes de acabar de descender.
Bajo la gran peña el refugio de Cueva Secreta.

Algunos se me adelantaron a la hora de la comida.

Puente nuevo (hace dos o tres años) en sustitución de otro que lo arrasó un alud.

Aquí, cuando se suman las aguas, se llama Real.

Y por fin los residentes más numerosos de esta sierra.

Mina de la Estrella.

Vereda de la Estrella.

No supo esperar más.

Pequeña cascada en el río Genil para dar nacimiento a una acequia.

Escala truchera para no cortar el paso.


Fecha: 13-1-2016                                                             Carretera Mesón S. Juan                               8’00h.
M.I.D.E.:2,2,3,4.                                                                Río Genil (Puente Burro)                               9’15h.
Duración: 9h (Semicircular)                                         Cota 1900                                                           10’30h.
Desnivel en subida: 1.630 metros                                 Cota 2.600                                                          12’00h.                
Rangos de temperatura: de 3ºC a los 9’5ºC               Minas y prados de Vacares                            13’00h.
                                                                                              Junta de los ríos                                                14’30h.
                                                                                              Mina La Probadora                                        15’30h.
                                                                                              Carretera Mesón S. Juan                               17’00h.


Hoy ha sido uno de esos días en que no salen las cosas como tenía pensado, y sin embargo, no por ello he dejado de disfrutar de un magnífico –en todos los sentidos- día serrano. La temperatura muy agradable, el cielo despejado, las piernas han respondido bien y aunque no he conseguido alcanzar la meta que me había propuesto (Cerro del Mojón Alto 3.107 metros), uno de esos tres miles que he tenido en el olvido durante muchos años y que quiero subsanar: hoy no ha podido ser, no por ello me ha quedado sabor agridulce.

Tenía intención de aparcar temprano junto al Mesón San Juan (en la confluencia de los ríos Genil y San Juan) pero unos dos kilómetros antes me he encontrado cortada la carretera. Esta mañana había poca luz para intentar descubrir qué pasaba. Tras buscar un ensanche en la carretera para dejar el coche sin que estorbara he iniciado la marcha un par de kilómetros antes de lo previsto (ya tengo la excusa para el fracaso, dos a la ida y dos a la vuelta, cuatro kilómetros de mas).

Hacía tiempo que no hacia este recorrido previo por el sendero, incluidos sus dos puentes colgantes, antes de atravesar el río San Juan e iniciar la Vereda de la Estrella. Tras caminar alrededor de una hora alcanzo una bifurcación; tomo la de la izquierda para descender hasta el Puente del Burro y cruzar el río Genil.

Comienza la Cuesta de los Presidiarios, atípica en su principio por la multitud de cipreses que la adornan, no es el ciprés un árbol típico de repoblaciones, por eso llama la atención verlos ocupando los alrededores de la fuerte subida inicial que se verán sustituidos por el más habitual pinar en apenas unos minutos. Enseguida los primeros restos de antiguos asentamientos: balates, exiguas eras y algunos ruinas de muros cortijeros. La subida continúa escalando la loma y dándome oportunidades –en los recodos- de avistar las paredes verticales del Mulhacén y la Alcazaba.

Me llama la atención que el regalo de reyes que la climatología nos trajo en forma de nieve para la sierra fuera escaso y local. La borrasca entró por el sur y sólo tuvo copos para la vertiente que se divisa desde Granada ciudad. Cuando avisto las caras norte de los grandes aprecio que la nieve brilla precisamente por su escasez; por debajo de los 2800, incluso por su ausencia. Vuelvo a constatar que no es frecuente ver la sierra así a mediados de enero y rápidamente me acuerdo del año 1995 en que se tuvo que suspender el mundial de esquí por el mismo motivo.

Hoy no voy a pasar por el refugio de la Cucaracha, porque me voy a desviar antes para seguir subiendo, casi por la arista de la loma y enlazar con el sendero allí donde se bifurca de nuevo. A la izquierda Sulayr hasta el refugio de Peña Partida, al frente vereda de la Laguna Vacares, que es el que por ahora quiero seguir. Serpentea por el lindero del bosque de pinos a la vez que gana metros. Dejo a un lado lo que fue el Corral de la Umbría y su charca recuperada en busca de una serie de majadas(1): de los Asensios, del Puntal, para acabar afrontando una severa subida –cuesta de la Barraca- que me deja exhausto.

En mis salidas echo mano de tres elementos que hasta ahora me han funcionado. El potencial físico de mis piernas y corazón, la motivación y la voluntad. Hoy se me ha acabado la segunda y de la primera no andaba sobrado, de la tercera y aquí arriba lo mejor es ni hablar; así que a los pies del Puntal de Tajos Negros he claudicado (2.700 metros). Tras parada para tomar algo y meditar alternativas he optado por dirigirme hacia las minas de Vacares y bajar posteriormente por los prados del mismo nombre.

Entre las cotas 2500 y 2800 hubo una serie de explotaciones mineras (siderita, calcopirita y pirita) de las que todavía son muy visibles las escombreras. Tras un somero recorrido por alguna de ellas, una prolongada y fuerte bajada, sin vereda, por los prados buscando el fondo del barranco. Omnipresente durante toda la bajada la verticalidad (cerca de 800 metros) del imponente tajo de la Alcazaba vigilando mi caminar. Otros años esta bajada se hace más complicada por estar encharcada, hoy escasa el agua la he bajado con relativa comodidad. Antes de acabar la bajada, evitando introducirme en el canuto que ha elaborado el arroyo Vacares, me desvío hacia la derecha buscando algún sendero que enlace con el que viene del refugio del Aceral y baja hasta la Junta de los Ríos.

Una vez escogido el sendero, muy difuminado e incluso a veces inexistente, tras vadear hasta tres lomas y ya teniendo a la vista el refugio de Cueva Secreta enfrente, enlazo con el sendero buscado y me dejo caer hasta el puente en la Junta de los Ríos. Descanso un rato que aprovecho para comer. A partir de aquí sólo queda recorrer la Vereda de la Estrella en su totalidad. Aunque este sendero recibe el nombre de “Estrella”, es sólo una de las explotaciones mineras que me encuentro durante el recorrido.

Unos metros por debajo de la unión de los ríos Valdecasillas y Valdeinfierno ya avisto las primeras infraestructuras mineras a orillas del cauce: una larga construcción de la que quedan sólo parte de los muros. Las instalaciones mineras más importantes en el sentido de bajada junto a las que voy a a pasar son: Justicia (1.542 metros); Estrella que aporta el nombre al recorrido (1.502 metros) y Probadora (1.437 metros). Estas dos últimas con galerías en diferentes cotas que en algún caso alcanzan los cien metros. En la ladera de enfrente y a cota similar avisto numerosas bocanas de otras explotaciones. Allí donde el mineral coloreaba el terreno se perforaba buscando las vetas, algunas de escasa potencia.

Tras dos horas y media de caminar alcanzo la desembocadura del río San Juan. Enseguida y siempre caminando por la margen izquierda del Genil y tras dejar atrás las dos construcciones de Sevillana (1.200 metros), una que se conserva con cierta dignidad, la otra pura ruina, las dos bellas edificaciones con tejados cubiertos de pizarra y gran pendiente que se usaron en su día como zona de estancia veraniega. Algo más abajo una pequeña construcción donde me detengo unos minutos para bajar por unas empinadas escaleras hasta el río y hacer algunas fotografías de la cascada y la escala truchera habilitada para salvarla.

Enseguida llego al coche aparcado metros antes de la boca del quinto y último túnel del antiguo recorrido del tranvía de la sierra, ese que nostálgicos como yo, echamos en falta.

(1) Lugar donde se recogen, tanto el pastor como el rebaño, para pasar la noche.

Recordatorio: en nuestras salidas al campo sólo debemos dejar nuestras pisadas, todo lo demás: impresiones, fotos y residuos (orgánicos e inorgánicos), deben regresar con nosotros.