jueves, 29 de octubre de 2015

Laguna del Portil - El Portil (Huelva)




Laguna de "El Portil".
Cuenta la Laguna (Espacio Natural Protegido) con una zona de protección que la rodea extendiéndose por fuera del sendero que la circunda con una extensión de 1.300 hectáreas, además de estar considerada como zona LIC (Lugar de Interés Comunitario). 

El recorrido de más de tres kilómetros bajo un denso pinar-sabinar con algunos ejemplares de enebros y aromáticas como el poleo y el tomillo cardoso, que en estos días primaverales, donde la temperatura comienza a subir, despliegan sus aromas llenando todo el espacio.

Aquí ha encontrado acomodo la chumbera brava de la que a lo largo del recorrido podemos observar buenas agrupaciones que gozan de excelente salud, frutos y pinchos.

Flor de la jara. En una planta arbustiva que alcanza hasta los 2'5 metros de altura. Las hojas profusamente cubiertas de una sustancia aceitosa y olorosa que le aporta un aspecto brillante, con flores que pueden alcanzar los 10 cm. de diámetro donde destacan las llamativas manchas púrpuras. Tradicionalmente se ha usado para mitigar la ansiedad, insomnio y gastritis.

En las orillas de esta laguna podemos apreciar diferentes especies vegetales como tarajes, eneas y juncos egipcios; en lugares más húmedos y resguardados encontramos helechos que llegan a alcanzar portes inusuales.

Algo más al interior crecen las jaras, mirtos, poleos y tomillos cardosos (especie endémica de Huelva y el Algarve), siempre bajo un pinar de pino piñonero, característico de todo el litoral atlántico que convive son sabinas y enebros y algún ejemplar aislado de eucalyptus.

Tronco del Pino piñonero. Con un porte que puede alcanzar hasta los 30 metros de altura, se ha utilizado tradicionalmente en zonas costeras para fijar dunas; con copa aparosolada, corteza muy resquebrajada, descamándose en plaquitas, pequeñas, finas e irregulares. Los piñones son los de mayor tamaño entre los piñones españoles, llegando a alcanzar el gramo de peso, con cáscara dura recubierta de polvillo negro o amoratado. 

Los elementos responsables de la formación lagunar son la barrera dunar y los distintos arroyos que aportan sus aguas. Estos arroyos, aunque pequeños y estacionales, han ido formando esta laguna que actualmente ocupa unas quince hectáreas de superficie. El aporte se ve suplementado por la descarga del acuífero de "El Portil".

En el extremo oeste, el arroyo Zahurda, condiciona el paisaje, permitiendo coexistir en poco espacio vegetación palustre con pinos piñoneros, sabinas, jaras, mirtos y poleos. 

Durante todo el recorrido alrededor de la laguna, el sendero siempre va acompañando a la valla que delimita la zona más protegida a fin de evitar intrusiones en un intento de mitigar las molestias a las aves.

El pino piñonero, presente en esta costa desde hace miles de años, procede del Mediterráneo oriental, fue introducido probablemente por civilizaciones primitivas.Su rápida expansión, favorecida por su buena resistencia a condiciones de sequía, permitió un amplio aprovechamiento, tanto para la elaboración de carbón como para otros usos domésticos lo que propició su continuo repoblamiento. 

En terrenos consolidados, donde las dunas son estables e incluso fosilizadas, aparece la sabina negra, el lentisco, la retama blanca y el pino piñonero de repoblación.

Es la naturaleza uno de los patrimonios de la provincia de Huelva ya que un tercio de ella está bajo alguna figura de protección. Uno de los rincones, que no por su escaso tamaño es menos interesante, es la Laguna de El Portil.

Ubicada al lado de la moderna urbanización del mismo nombre y a escasos seis kilómetros de Punta Umbría, ofrece un paseo rodeando la laguna por un recorrido balizado que permite apreciar la diversidad vegetal y faunística que acoge el enclave. 

Aunque el recorrido circular no permite acercarse, como algunos quisiéramos, a la orilla de la laguna, entiendo que es un medio de protección, porque además de los caminantes es usado frecuentemente por ciclistas. 

Es una laguna de agua dulce que sirve de reposo o estancia para una amplia comunidad de aves además de las continuas visitas que las gaviotas marinas le hacen a lo largo de la jornada, por lo que el tránsito de aves en vuelo es prácticamente continuo.  

Este espacio junto con las Marismas del Odiel y  las Marismas del río Piedras y Flecha del Rompido forman un entramado de espacios húmedos cercanos al litoral fundamental para las aves en sus migraciones entre Europa y África.

El origen de la laguna se produce por la lenta acumulación de finas arenas y limos provenientes de los frentes dunares móviles que acaban por cerrar la salida al mar de dos antiguos cauces impidiendo su desagüe. Su evolución, dada la cercanía a la playa, está unida a los movimientos de arenas del litoral y éstas a los vientos predominantes costeros. 

Aunque la laguna es de carácter permanente, sufre grandes fluctuaciones, presentado bajos niveles durante los veranos y fuertes sequías. El nivel se ve condicionado por los aportes de las lluvias dentro de un extensa superficie de su cuenca. Habitualmente descarga exclusivamente por evaporación; sin embargo en casos excepcionales, por el extremo sureste puede descargar hacia el mar, si el nivel consigue alcanzar cota suficiente.  

No parece que un sistemas de dunas sea la barrera mas eficaz para retener el agua, sin embargo los finos sedimentos y lodos acaban impermeabilizando el entorno consiguiendo que sea sólo la evaporación la causa de pérdida de agua.

Un centenar de metros antes de llegar a las primeras construcciones de la urbanización se ha habilitado un mirador del que se tienen unas amplias vistas de la laguna y de los continuos trasiegos de las aves.

Durante los minutos que permanecimos asomados en el mirador comprobamos que las colonias de gaviotas, muy numerosas y compactas, con sus estancias para limpiar su plumaje del salitre marino, desplazaban a otros residentes.  

Entre las aves que usan la laguna podemos encontrar: espátulas, moritos, fochas, calamones, ánades silbones, patos cuchara, porrones, cercetas, ánades reales, etc., dependiendo de la época y de la suerte.

Huelva 25 de marzo de 2015.