miércoles, 29 de enero de 2014

Cuerda del Alguacil (Sierra Nevada - Granada)

La silueta de parte de Sierra Nevada.

La otra mitad de Sierra Nevada, con algo más de luz.

Al iniciar el camino ya encuentro nieve.

El sol a esta hora va por la vega de Granada.

Parte alta del barranco del Guarnón con los Machos y el Veleta.

La depresión de Guadix, un mar de nubes.

Los caminos de la luz.

A algunos las frías temperaturas no parece afectarles.

Hoy los Lavaderos de la Reina ofrecían este aspecto.

Cruce con el sendero Sulayr .

Cabecera de la Dehesa de Camarate.

Compartiendo recorrido con sendero Sulayr.

Las nubes comienzan a escalar las laderas.

Los arroyos compartían hielo y agua a partes iguales.

Aprovecharé mi llegada al collado para reponer energías.

Picón de Jérez: tan cerca, tan lejos...

Los restos de la larga valla que delimitaba la cabecera de la Dehesa de Camarate.

Cota 2300 metros y una temperatura ideal.

Cumbre de Las Califas y las nubes proseguían su escalada.

Desde el Mirador Puntal de las Majadas.

Cortijo Balderas.

Serpenteante carretera de acceso a los Lavaderos.

Barranco del río Genil.

Güejar Sierra.

Los colores del bosque velados por la bruma.



Fecha:27-11-2013                                                                                           Entre dos cerros                        8’00h.
M.I.D.E.:2,2,3,4.                                                                                               Cruce con Sulayr                    10’40h
Duración: 7h  Lineal                                                                                      Final etapa                                11’30h                     
Desnivel en subida: 550 metros                                                                   Cruce con Sulayr                    12’10h
Rangos de temperatura: de -3ºC a los 4'5ºC                                             Aparcamiento                           15h


En la vaguada que separa dos cerros dejo el coche (Cerro del Tamboril 1.927 m. y el Cerro Alguacil con sus 2.004 m.). Aquí arranca un sendero que va a recorrer toda la Cuerda del Alguacil, presentando dos variantes: una que transita por las cumbres de la loma recorriendo las cimas de la cuerda a la vez que va ganando altura de forma contínua 2.183, 2.203, 2.244 y paulatina hasta llegar a Los Califas con sus 2.336 m.; y la otra variante que discurre por la misma loma a una cota algo inferior y sin altibajos dignos de mención hasta desembocar en las propias faldas del Picón.

Para llegar tengo que acercarme primero hasta Güejar Sierra, atravesar entera la población dirección Maitena, para una vez acabadas las casas tomar un desvío a la izquierda anunciado como Cortijo Balderas. Es una estrecha carretera sin mucho tráfico, aunque no por eso hay que relajarse. Tras unos kilómetros llegamos al anunciado campig Balderas y dos kilómetros más arriba nos encontramos un mirador desde el que se dominan buena parte de las cimas emblemáticas de Sierra Nevada además del barranco por el que discurre el río Maitena.

Todavía me queda un kilómetro más hasta alcanzar el collado, coincidente con el término del asfaltado y el inicio de la tierra. En total son 30 kilómetros desde Granada, 9 desde Güejar Sierra, 3 desde el campig y uno desde el Mirador. A primera hora no me detengo mucho en el mirador ya que la temprana hora no ayuda a apreciar ni los colores de la vegetación ni las cumbres que no tienen todavía la luz necesaria que permita apreciar los detalles.

Cuando me bajo del coche el termómetro marca -3ºC. Temperatura engañosa porque en cuanto me pongo en camino, hoy siempre en suave pendiente, sin rampas bruscas en toda la jornada, no sólo se suaviza, sino que mejora. Unos finos guantes han sobrado para impedir que se enfriaran las manos y la habitual camiseta y una sudadera me han bastado.

Confiaba en que la nieve estuviera más alta. El collado del Alguacil se encuentra a 1.900 metros de altura y comienzo a pisar nieve nada mas echar a andar. Al principio escasa, dependiendo de la orientación del sendero, apreciablemente abundante y dura en la cara norte de las lomas, residual y más “pisable” en las solanas. Pero aun así me ha acompañado durante toda la jornada; muy dura al tantearla junto al aparcamiento me ha hecho sumar los crampones a la mochila en previsión de su necesidad.

A pesar de la capa de nieve el sendero estaba muy visible por las rodadas de algunos ciclistas y las pisadas de senderistas anteriores. Tras una subida inicial algo más pronunciada, se prolonga por casi tres horas recorriendo toda la larga loma de la Cuerda del Alguacil de forma muy suave, para una vez rodeado el Alto de las Califas (2.450 m.) atravesar Hoyo Alto y recorrer toda la cabecera de Camarate, hasta cruzarse, ya a los pies de Los Miradores en la base del Picón con el Sendero Sulayr.

Durante el tiempo que he tardado en hacer este recorrido, con un día totalmente calmo en cuanto a viento, voy divisando a mi derecha, primero la Loma de Maitena y después la de Papeles y siempre de fondo los grandes de Sierra Nevada. Al inicio tengo enfrentado todo el barranco del Guarnón con el Pico del Veleta cerrándolo, mostrándome su cara norte: el tajo. A continuación los Crestones de Río Seco, el Puntal de la Caldera, el Mulhacén y la Alcazaba.

Conforme avanzo en mi recorrido loma arriba voy enfrentándome a la Loma de los Cuartos para enseguida mostrarseme en su totalidad, desde una perspectiva novedosa todo el paraje de Los Lavaderos de la Reina con el Cerro Poco Trigo en su centro, cuna del río Maitena. Avisto desde el cerrado barranco inferior hasta el amplio circo glaciar de arriba y cerrando todo, la contundente loma del Picón, con sus Miradores: Alto y Bajo hacia el noreste y la línea de unión con el Puntal de Juntillas en la cota 3.000 hacia el sur.

Una vez llegado al cruce con el Sulayr (en su etapa 17 Postero Alto -Peña Partida): Piedra de los Soldados, abandono el sendero que hasta ahora he transitado (Collado del Alguacil – Jérez del Marquesado) para incorporarme al Sulayr. Tras una breve bajada enlazo con un carril que acompañado de una acequia en suave pendiente va a recorrer buena parte de la loma del Picón por debajo del Mirador Bajo. Tengo que cruzar el Barranco de las Chorreras, rodear la cabecera del Arroyo Bernal y acercarme hasta el Cerro de los Bolos (2.000 m.) donde dejaré de ver la finca ganadera de la Dehesa de Camarate por entrar en la cuenca del río Alhorí.

Pero hoy no voy a llegar tan lejos porque a medio camino me encuentro unas amplias placas de hielo, que tras tantearlas no me animo a atravesarlas para no calzarme los crampones o rodearlas. Esto unido a que las nubes han iniciado una acelerada ascensión hacia el alto de Las Califas ocupando ya todo Camarate me hace desistir de ir más lejos e inicio el regreso.

La suave temperatura ha comenzado a derretir lo que esta mañana era duro hielo. El agua va empapando el ya de por sí húmedo suelo formándose un barro que resbala quizá tanto como el hielo. Tras retornar hasta la Piedra de los Soldados donde aprovecho para tomarme el bocadillo antes de comenzar el largo recorrido de regreso que ahora he decidido hacer por las crestas, uniendo todos los puntos altos que coronan la loma, la mayoría señalizados con hitos (apilamientos de piedras).

El andar por las cresta es bastante más incómodo que por el sendero, la vegetación que hay que ir continuamente esquivando y las acumulaciones de nieve, a veces de bastante espesor hacen que el caminar sea más lento y penoso, pero ya que he acortado el trayecto previsto para hoy, tengo tiempo sobrado y me lo tomo con tranquilidad.

Desde la Piedra de los Soldados voy a seguir casi a rajatabla la antigua valla ganadera que delimitaba por este lado sur la gran Dehesa de Camarate. Aunque yo la sigo desde aquí, se prolongaba loma arriba hasta el Mirador Alto y aun se puede apreciar la línea de postes escalar toda la loma. El límite coincide casi en su totalidad con la cresta del Collado del Alguacil, por lo que en mi caminar voy a ir paralela a ella en casi todo momento.

La única subida con cierta entidad de todo el recorrido es la que tengo que efectuar para coronar el Alto de Las Califas (2.450 m) con su insoslayable bajada ya que es la cota más alta del día. El resto de la jornada es buscar siempre el mejor itinerario para que el acercamiento al collado donde aparqué el coche esta mañana sea lo más liviano posible.

Todavía haré una breve parada en el Mirador Puntal de las Majadas desde donde se nos ofrece una estupenda vista de toda esta zona norte de la sierra que va desde el Veleta hasta el Picón de Jérez, con todos sus picos más emblemáticos. Y bajo nosotros el cerrado barranco por el que discurre el río Maitena que aunque el día no ayuda con algo de bruma que aporta una luminosidad poco clara ya muestra la gama de colores propia de últimos de otoño.

Mas abajo, pasado Balderas, ya cerca de la población de Güejar Sierra en la confluencia de los rios Maitena y Genil, los bosques de ribera abajo y los rojizos castaños a media loma, colorean todo el paisaje. Las casas del pueblo entre los azules del cielo arriba y el otro azul del agua del pantano de Canales abajo, componen una estampa digna de contemplar sin prisas, para disfrutar.




Recordatorio: en nuestras salidas al campo sólo debemos dejar nuestras pisadas, todo lo demás: impresiones, fotos y residuos (orgánicos e inorgánicos), deben regresar con nosotros.