miércoles, 18 de septiembre de 2013

Capileira -Cámara de carga (Sierra Nevada - Granada)

Tinao en Capileira.

Panorámica de Capileira.

Infinidad de cortijos, éste muy bien conservado.

Poblado de La Cebadilla. 

Central Hidroeléctrica de La Cebadilla.

Original solución para salvar las crecidas del río.

Sendero empedrado para facilitar el tránsito y minimizar los efectos de las lluvias.

Castaños invadidos por orugas.

Infraestructura que une la Central con la cámara de carga.

Loma Púa a la derecha  con los afloramientos rocosos que sirven de referencia.

Uno de mis encuentros durante la jornada.

Edificios de la Cámara de carga de la central de la Cebadilla.

Depósito de la Cámara de Carga.

Al Mulhacén le quedaba muy poca nieve en su cara sur.

Barranco Poqueira con la Sierra de Lújar cerrándolo.

Justo en la central nace el río Poqueira de la unión del Naute (derecha) y Toril (izquierda).

Río Poqueira.

Poblado de La Cebadilla desde la Loma de Ramón.

Puente Abuchite sobre el Poqueira.

De vuelta en Capileira.

Típica calle alpujarreña.

Construcciones habituales de la alpujarra: terraos y chimeneas.



Fecha: 3-7-2013                                                                        Capileira                   7'45h.
M.I.D.E.:2,2,3,4                                                                           Central Cebadilla     8'30h.
Duración: 7'45h (33.200p) Semicircular                                  Cámara de carga     9'45h.
Desnivel en subida: 1.250 metros                                             Peñón Colorao       11'30h.
Rangos de temperatura: de 16'5ºC a los 29'5ºC                     Cámara carga         13'00h.
                                                                                                    Capileira                  15'30h.


Ya el año pasado me desplacé hasta Capileira para hacer el sendero anunciado como Acequias del Poqueira de 19 kilómetros (PR-A23) aunque yo continué un poco más hasta alcanzar el refugio del mismo nombre a los pies del Mulhacén. Hoy partiendo del mismo sitio voy a recorrer el PR-A69 anunciado como dificultad media y algo más de 7 kilómetros. Es un circuito circular que voy a complementar con una subida hasta la cámara de carga de la central de La Cebadilla (2.070 m.) e incluso intentar seguir ascendiendo.

Capileira es la población ubicada a mas altura dentro del barranco del Poqueira (1.532 m.) y en su término municipal se sitúan las cimas del Veleta y el Mulhacén techos de Sierra Nevada y de la península y que comparte con Güéjar Sierra y Trevélez, por lo que es una excelente puerta de acceso para esta vertiente meridional del Parque Nacional de Sierra Nevada. Por otro lado en él se sitúa uno de los extremos de la carretera que se construyó en la segunda mitad del siglo pasado y que atraviesa toda la Sierra.

Actualmente esta carretera está cortada al tráfico y sólo se permite acceder hasta el Alto del Chorrillo (ya en la propia loma del Mulhacén) a vehículos de socorro y al servicio de “lanzaderas” que durante la estación estival efectúa el servicio de subida (tel. 958763090).

El sendero, perfectamente señalizado, sale por la parte izquierda de la población (barrio del Castillo). Hay un amplio espacio junto a la carretera de llegada donde si llegamos temprano no vamos a tener problemas para aparcar. Aunque se puede acceder con vehículo hasta la propia central hidroeléctrica, yo he preferido hacerlo caminando. Esta primera parte del sendero es común para los dos recorridos. A partir de la central se separan, naciendo poco más arriba incluso un tercero: el PR-A68 que se adentra en el barranco del Toril, aunque anunciado como circular, creo que algún desprendimiento lo imposibilita, este otoño intentaré verificarlo.

Tras una corta pero fuerte subida al salir del pueblo junto a algunas parcelas de cultivo, parte empedrada para facilitar el tránsito de las caballerías a la vez que minimizar el deterioro de las lluvias, se suaviza el sendero acompañando durante un trecho el trazado de la acequia hasta llegar poco más arriba a confluir con la carretera de acceso a la central. Poco antes recomiendo pararse para mirar atrás, apreciar buena parte del barranco donde se asientan, todos en la margen izquierda, el propio Capileira, Bubuón y Pampaneira el más bajo y cerrando el barranco la Sierra de Lújar (1.817 m).

Una vez en la carretera perdemos parte de la altura que hemos conseguido para acercarnos primero al poblado de la Cebadilla y enseguida a la propia central (1.540 m.). Aquí nace el río Poqueira de la unión del Naute y el Toril. Es un paraje fuertemente encajonado donde hay que cruzar el río por tres veces, antes de retomar el sendero que para salvar la angostura del cañón tiene que remontar drásticamente.

Cuando, tras salvados unos tajos, se suaviza la subida aparece la bifurcación de los senderos. Pero antes el serpentear del sendero se ve sombreado por algunos castaños que están totalmente invadidos de orugas, imagino que de alguna mariposa o polilla específica de éste árbol. Al frente continúa el sendero anunciado como “las Acequias del Poqueira”. A la izquierda arranca el que se dirige hacia el barranco del Toril. Este es el que me interesa a mi hoy, al menos por ahora. Sigue ascendiendo en busca de la tubería que da servicio a la central. Curiosa instalación que lleva aparejada un juego de vías por las que deslizar las vagonetas que enlazan la propia central con la cámara de carga.

Durante un buen trecho sendero y tubería van paralelos. A media subida el sendero cruza la tubería por un pequeño puente para adentrarse en el barranco del Toril. Yo continúa loma arriba (Loma Púa) para acercarme primero hasta la edificación de la Cámara de Carga (2.070 m.). Es esta cámara un recinto vallado con un par de edificaciones y una estación metereológica, al parecer de reciente instalación.

Mi pretensión era y es seguir escalando por Loma Púa hasta donde tenga fuerzas y/o ganas. A partir de aquí no hay sendero. Algunos hitos (apilamientos de piedras) esporádicos me indican que la subida se hace prácticamente por las crestas. Si miramos hacia arriba vemos una línea de peñas que destacadas en la loma nos puede servir de indicación bastante fiable.

La subida es dura y el paisaje monótono, aconsejo hacerlo a primeras horas de la mañana, porque cuando el día es soleado se hace la subida muy tediosa. Rondando la cota de los 2.500 metros me encuentro los primeros ventisqueros, cuya agua viaja subterránea para aparecer en cotas mas bajas. Sigo subiendo hasta Tajos Colorados (2.781 metros) desde donde dominamos ya las dos vertientes: a nuestra izquierda la del Toril, a nuestra derecha la del río Veleta.

Aquí decido darme la vuelta. Hoy no me siento especialmente vigoroso debido quizás a los días que llevo padeciendo un proceso alérgico que aunque a primera vista no lo parezca, mina las fuerzas y la resistencia. Para no regresar por el mismo itinerario, me dejo caer hacia el río Toril en busca de algunos cortijos en ruinas a la vez que atravieso algunos pastizales alimentados por las aguas de los ventisqueros superiores que aquí afloran.

Tras dejar atrás una docena de curiosas vacas con algún ternerillo en uno de los prados mantengo la cota para aproximarme de nuevo hasta la cámara de carga. Vadeo un par de lomas antes de visualizar las edificaciones, para una vez en ellas retomar el sendero que usé en la subida hasta la propia central. Durante la bajada me cruzo con algunos esforzados que han decidido iniciar la ascensión a hora tan tardía soportando los rigores del sol.

De nuevo en la central decido seguir el PR-A69 en su recorrido por la loma contraria a la que usé en mi acercamiento esta mañana (margen derecha del río Poqueira). La inicio justo frente a la propia central como continuación de la carretera de acceso a la misma. Se prolonga el carril para dar servicio a un cortijo para ya en sus inmediaciones continuar por un sendero que tras recorrer la loma fuertemente abancalada y salpicada de cortijos, casi todos ellos en ruinas y algunas eras me acaba depositando junto al río Poqueira para atravesarlo por el puente de Abuchite.

Es éste un recio puente que se sustenta en fuertes pilares de piedra, rodeado de una estrecha franja de bosque de ribera. El pasar de la margen derecha a transitar por la izquierda tras el cruce del río cambia totalmente el paisaje. A partir de ahora, en mi acercamiento al pueblo, la vereda se convierte en carretera atravesando diversas parcelas de cultivo hasta introducirse en el pueblo por su zona norte.

Durante la entrada en la población aprecio la típica estructura constructiva de estos pueblos alpujarreños en la que destaca las cubiertas planas o “terraos” de la que sobresalen las originales chimeneas. Los terraos muestran su color azulado característico debido a la tierra que los cubre (launa) usada por sus propiedades impermeables. Para impedir el encharcamiento y facilitar el deslizamiento del agua se le da una inclinación que no debe superar el 5%, suficiente para que no se estanque pero sin que llegue a provocar arrastres el desplazamiento más rápido.

De nuevo en el pueblo tengo que callejear unos minutos, pasando junto a la Iglesia, hasta acercarme al aparcamiento, no sin antes lavarme y refrescarme un poco en una de las muchas fuentes que salpican Capileira.




Recordatorio: en nuestras salidas al campo sólo debemos dejar nuestras pisadas, todo lo demás: impresiones, fotos y residuos (orgánicos e inorgánicos), deben regresar con nosotros.