miércoles, 26 de junio de 2013

Laguna del Padul y Nigüelas (Granada)

Pasarela por la que se recorre la laguna.

Una de las acequias "madres" que abundan en el humedal.

Lirios amarillos, en las riberas.

Árboles lacustres.

Grandes extensiones de aneas.

Cantera de áridos por encima de la falla.

Las isletas de vegetación ofrecen refugio a las aves.

Surgencia en medio del recorrido.

La laguna.

Otro rincón de la laguna.

Túneles formados por las cañas.

Jardín romántico en Nigüelas.

Casona sede actual del ayuntamiento.

Setos de boj centenarios.

Calle principal de Nigüelas.

Trojes a la entrada de la Almazara.

Interior de la almazara.
Así me ve mi mujer.

Recorrido junto a la acequia.




Río Torrente, algo por encima de la población.

Casas cueva.

Interior de la iglesia.

Antigua casona.

Laguna del Padul y Nigüelas (Granada)

Fecha: 28-04-2013

Durante la primavera, cuando las tardes son ya bastantes largas y nos queda tiempo para hacer una salida, recomiendo hacer dos visitas, bien de forma aislada, o si el tiempo disponible nos lo permite, encadenadas ya que su cercanía geográfica lo permite.

Por un lado esta la Laguna del Padul. Pasada la población de Padul por la carretera antigua de la costa, dirección a Dúrcal nos encontramos un restaurante y unos cien metros mas adelante, todo a mano derecha, una pista de tierra junto al Aula de la Naturaleza “El Aguadero”. Aquí podemos iniciar un de los tres recorridos que se nos proponen mediante distintos indicadores. Todos giran en torno al humedal.

Yo recomiendo el que paralelo a la carretera, mediante pasarela de madera, nos lleva entre juncos, cañas, espadañas, aneas, lirio amarillo, y amplias extensiones de lentejas de agua, por la orilla de la laguna hasta unas cabañas en donde además de los paneles explicativos de las aves que podemos ver, nos permiten curiosear por las costumbres de ellas sin despertar sus recelos. Ni que decir tiene que debemos movernos en el máximo silencio para no espantarlas evitando que se retiren al centro de la laguna. Es conveniente llevar prismáticos y acumular una buena ración de paciencia. Las primeras horas de la mañana y el atardecer son los mejores momentos

El mismo itinerario ya es una gozada por el propio recorrido y por la tranquilidad que el lugar aporta. Como siempre los fines de semana nos podemos encontrar de todo, cuadrúpedos sueltos, fieles amigos del hombre que entienden que si sus amos los llevan sueltos es porque pueden corretear, olisquear y acosar a cualquier bicho que encuentren. Lo terrible es que sus amos (bípedos) tampoco entienden el mal que pueden ocasionar. En mi última visita me crucé con dos sabuesos que registraban concienzudamente los márgenes de la pasarela en busca de posibles presas, mientras los amos se dedicaban a conversar en voz mas que alta sin prestarles la más mínima atención.

Actualmente está el humedal con un buen nivel de agua por lo que la afluencia de ánades y otras aves es frecuente, abundante y variada (se han llegado a contabilizar hasta 158 especies distintas), lo que lo hace un espacio muy valioso ya que es el único humedal natural de la provincia de Granada. Con una superficie encharcada de alrededor de 60 Has.,y ubicado en el extremo sur del Sistema Penibético que lo alimenta, tiene el interés añadido de ser yacimiento paleontológico donde es frecuente el hallazgo de restos fósiles de de grandes mamíferos (Mamut).

Toda la depresión está surcada por cauces (madres) excavadas durante los siglos XVIII y XIX por los lugareños a fin de drenar las hasta 500 Has que ocupó la laguna y ganar terreno para el cultivo. En esta depresión también se ha desarrollado tradicionalmente otra actividad: la extracción de turba, (es la turbera mas meridional de toda Europa), lo que propicia la existencia de pequeñas charcas con su nivel variable de agua que complementan la lámina de agua principal.

El objetivo de desecación para ganar tierras de cultivo ya ha cumplido su ciclo y muchas de las parcelas ganadas en su día al humedal están abandonadas por lo que vuelven a conquistarlas los carrizos que junto a la falta de limpieza de las acequias provoca su nuevo encharcamiento lo que le aporta un encanto especial a caballo entre su recuperación y el abandono.

Usado como “área de descanso” o posadero en su camino migratorio por multitud de aves en sus recorridos entre Europa y África. Algunas de ellas se han quedado de forma permanente en el humedal a las que hay que sumar las autóctonas, anfibios, peces, reptiles y crustáceos. Aun recuerdo cuando se cogían cangrejos de río en sus acequias de forma manual.

Habitada ya en tiempos romanos, época de las que nos han quedado monedas, tumbas y sobre todo la Vía Íbero-Romana, más tarde serían los moriscos los que se asentaron durante ocho largos siglos dejando su huella que perdura hasta nuestros días.


Nigüelas. Pequeña población de algo mas de 1.200 habitantes situada en las faldas de Sierra Nevada (es la población más alta del Valle con sus 931 metros), asentada en las estribaciones más bajas del Cerro del Caballo, último tres mil del suroeste de Sierra Nevada, en cuyas faldas nace el río Torrente que tras despeñarse cerca de 2.000 metros en su corto y abrupto recorrido, conforma por encima de la población el paraje denominado Los Cahorros, paraje de singular atractivo usado por los escaladores, para ya en las cercanías del pueblo ser en parte encauzado y atravesando la acequia en su camino la población ya dividida en dos ramales (Partidor de Aguas), una se usará para cubrir las necesidades del propio pueblo y la otra se derivará para regar las parcelas del cercano Dúrcal.

Distante de Granada unos 30 kilómetros es conocido además de por sus encantos naturales por ser puerta de varios senderos de largo recorrido así como uno de los extremos habituales de las travesías de Sierra Nevada. De gran tradición musical, prácticamente toda su actividad cultural del verano gira en torno a actividades musicales: sede de la Escuela Comarcal de Música. Las actividades musicales ocupan muchos fines de semana de la primavera y verano de esta población. Comienzan con el  Encuentro de Polifonía durante el mes de mayo concluyéndose en agosto con el Forum Internacional de Alto Perfeccionamiento Musical del Sur de Europa. Entre uno y otro, intercalados diversos Conciertos de Música Clásica.

Hay rincones que merecen la pena visitar en este encalado pueblo como son el propio Ayuntamiento que se antecede con un antiquísimo Jardín Romántico con espectaculares setos de boj centenarios encerrando arriates donde crecen algún árbol frutal u ornamental junto con flores y variadas fuentes diseminadas por los paseos. El edificio se estructura sobre un bonito patio que da acceso a las diferentes estancias hoy ocupadas por las concejalías, estancias que aun hoy conservan un lujoso mobiliario (visitable en horario administrativo).

Algo más arriba descubrimos la iglesia parroquial San Juan Bautista en uno de los laterales de la plaza del pueblo, de estilo mudéjar, sufrió importantes daños durante la rebelión de los moriscos. Destaca su valioso retablo barroco con tallas de gran interés.

A escasos metros, si seguimos ascendiendo por la calle principal, a la derecha nos encontramos el Museo-Almazara de “Las Laerillas”. Es un molino de aceite que estuvo en funcionamiento hasta pasados los cincuenta del siglo pasado y catalogado como uno de los más antiguos de Europa. Excelentemente conservado, durante su visita se puede recorrer todo el proceso de obtención del aceite.

Desde la llegada de las aceitunas que se depositaban en compartimentos individuales (atroje), generalmente integrados, como en este caso, en la propia almazara o molino de aceite, para más tarde pasar a prensa y decantación. El proceso de prensa se hacía mediante presión mediante un sistema de palanca movido por dos personas. En primera prensa se obtenía el aceite virgen, para en segundas obtener el denominado “orujo” de peor calidad y por consiguiente más económico.

Más arriba aun llegamos al Partidor de Aguas donde se reparte el caudal de la acequia entre las poblaciones de Nigüelas y Dúrcal. Estructura abovedada fabricada en piedra y coronada por una cruz, datada en el año 1766. Junto a ella nace un precioso sendero que acompañando a la acequia excavada a tramos en la propia roca de la montaña nos conduce por la ladera hasta su encuentro con el río. Desde este recorrido, actualmente truncado por un desprendimiento, se domina el último trecho del bravo río Torrente y los bancales de cultivos que proliferan en sus aledaños, antes de su llegada al pueblo.

Todavía queda visitar un monumento geológico: La Falla de Nigüelas, uno de los accidentes geológicos más importantes de toda Andalucía que separa la estribaciones serranas de la depresión de Padul, con un recorrido de hasta 15 kilómetros. Declarado Monumento Natural en noviembre de 2001. se puede acceder a un recorrido por él a través de las calles del pueblo y está señalizado y acondicionado para su visita.



Recordatorio: en nuestras salidas al campo sólo debemos dejar nuestras pisadas, todo lo demás: impresiones, fotos y residuos (orgánicos e inorgánicos), deben regresar con nosotros.