miércoles, 28 de diciembre de 2011

Joyas granadinas: Carmen de los Mártires

La subida por los bosques de la Alhambra es una acertada decisión.

Llegando arriba junto al hotel.

El otro acceso recomendado es por el barrio del Realejo.

La puerta de entrada al jardín.

La primera fuente-estatua que nos recibe casi en la puerta.

Desde un pequeño mirador tenemos excelentes vistas hacia la sierra.

El centro del jardín inglés.

Otra de las múltiples fuentes del jardín.

Sugerentes paseos entre setos y paredes vegetales.

Algunos rincones están vedados a la visita pública.

Curiosa aunque algo abandonada fuente - laberinto.

Fuente ubicada en la explanada a las puertas del palacete.

Este otro recorrido nos acerca a la zona de huertas.

Puente de acceso a la isla.


La isla cuenta con exuberante vegetación, alguno de sus árboles son los más longevos del recinto.

La isla, emulando una fortaleza, cuenta con su torreón defensivo.

Dos residentes con amplios derechos adquiridos.

Tunel vegetal formado por cipreses y parras.

Muñones con entidad propia que merecen todo un espacio.

Puesta de sol, primera.

Puesta de sol, segunda.

Puesta de sol, tercera y última.

De regreso.

Recordando a Angel Ganivet.

Puertas escondidas en los bosques de la Alhambra.




Fecha: 28 de diembre de 2011


Hay un espacio ajardinado en Granada que pasa muy desapercibido para los visitantes por estar muy cerca de la Alhambra por lo que queda eclipsado por éste. En las cortas estancias de los visitantes le obligan a elaborar una selección previa de lugares a visitar obviando otros. Naturalmente la primera opción siempre es la Alhambra y si queda tiempo, prefieren visitar el Albayzín e incluso la sierra o la costa, pero no se demoran mucho más en la capital.

Sin embargo el Carmen de los Mártires es un recinto con un encanto incuestionable a pesar de todas las vicisitudes por las que ha pasado a lo largo de su dilatada historia. Posee unas inmejorables y amplias vistas de la ciudad y de la sierra a la vez que engloba en un mismo espacio un conjunto de jardines de diferentes tipos y épocas. Algunos de sus rincones son bastantes antiguos, alternando con otros de más reciente construcción o rehabilitación.

En estos últimos años, cuando se ha permitido su acceso para celebraciones es frecuente encontrarse con alguna boda u otro evento social. Su ubicación y los diferentes espacios que lo componen son aptos para el romanticismo y el deambular perdiéndose por sus jardines durante un rato. Este año en que el tiempo está siendo apacible en cuanto a temperaturas anima a programar alguna visita.

Se puede acceder a él por varios itinerarios distintos, depende del tiempo que tengamos para dedicarle ya que algunos de ellos, el propio acceso es una delicia. Me voy a limitar a mencionar los que se hacen andando. Uno de ellos a través del barrio del Realejo, teniendo como referencia el Hotel Palas ya que prácticamente de la explanada de entrada al hotel arranca el paseo que nos llevará a la puerta. Otro, más verde, es a través de los bosques de la Alhambra, compartiendo el acceso a ésta. Partiendo desde Plaza Nueva, por el paseo central o el izquierdo de la subida llegamos también al inicio del paseo que nos conduce hasta la puerta.

Cuenta con una superficie algo superior a las siete hectáreas, en este jardín se construyó la primera iglesia después de la toma de Granada por orden de la reina Isabel, haciéndose efectiva la orden con la construcción de una ermita en la parte más alta del recinto para conmemorar a los muchos cristianos que sufrieron martirio durante la dominación árabe, de ahí también el nombre de Carmen de los Cautivos, creyéndose que hubo en los alrededores hasta siete mil repartidos por las diferentes cuevas.

Pasaría más tarde a convertirse en convento de los carmelitas descalzos dotado con diferentes capillas, claustro y otras múltiples dependencias. Destruido en el año 1.842, pasó a ser residencia de recreo posteriormente. En el siglo XIX y tras pasar por diversos dueños se construye el actual palacete y se le dota de los distintos espacios ajardinados y el gran albercón con el que cuenta a fecha de hoy.
El Carmen de los Mártires es ahora una bonita mezcla de jardines con diferentes estilos, hay un jardín francés, otro inglés, uno más al estilo español e incluso un último imitando el estilo nazarí. Declarado como Jardín Artístico en el año 1943, pasó a propiedad del ayuntamiento que tras diversas vicisitudes, en que estuvo a punto de desaparecer, se decide restaurarlo y abrirlo al público de forma gratuita.

Pero como entiendo que un jardín es básicamente impresiones visuales, olfativas y auditivas y las segundas no las puedo transmitir, me limitaré a intentar enseñar las primeras a través de algunas fotografías con la esperanza de que os agraden.