viernes, 10 de junio de 2011

Al refugio de San Francisco por el Cortijo "El Hornillo"


Hondonada donde se ubicaba el Cortijo "El Hoyo". Frecuentado actualmente por el ganado.
En el recorrido nos encontramos con uno de los manantiales recuperados.
La exuberante vegetación que lo cubre todo en algunos lugares del sendero.
Boque de Robles Melojos. La especie más abundante en las cercanías del Cortijo "El Hornillo".
Vista general del Cortijo "El Hornillo".
Miles de renacuajos es el producto de los juegos de los mayores hace dos meses.
Charca recuperada del Cortijo "El Hornillo" hábitat de los sapos y los renacuajos.

Fuera de la època de celo los machos se agrupan en rebaños.

Río San Juan por debajo del "Mojón de Trigo".

Nuna había visto uno tan arriba (2.200 m), quizás huyendo de las batidas en los barrancos.
Refugio de "San Francisco", quizás el más antiguo de la sierra.
Cuando la niebla invade el bosque las sensaciones son dispares.
Uno de los túneles del trazado del extinto tranvía de la sierra.
El Tranvía que hacía el recorrido de la sierra, expuesto en el Parque de las Ciencias (Granada).



Fecha: 7-6-2011
M.I.D.E.:3,3,4,4
Duración: 9h (40.000p.)
Desnivel en subida: 1.300 metros
Rangos de temperatura: de 11ºC a 17ºC



Ayer cuando se despejó un rato el cielo vi que había nevado en la sierra, no pude apreciar si mucho o poco, sólo pude darme cuenta del hecho, por otro lado bastante inusual un seis de junio. Aprovecho para hacer un recorrido no excesivamente duro pero que me va a permitir disfrutar de un día, seguro que despejado y con un aire muy limpio, a primera hora al menos eso creía yo.



El recorrido previsto para hoy es subir al Cortijo Hornillo (1.800 m), para remontar un trecho “monte a través” hasta encontrar un sendero que se dirige al Refugio de San Francisco (2.200 m), visible desde el Albergue de la Hoya de la Mora, para desde aquí iniciar el descenso por los pinares (antiguo trazado se subida desde el tranvía) hasta el Hotel del Duque y de nuevo al aparcamiento.



Una vez aparcado el coche en el Barranco de San Juan, cruzamos primero el río Genil para inmediatamente cruzar también el San Juan y retrocediendo un poco por el Sendero de la Estrella, tomar un pequeño ramal que arranca a la izquierda y que sube, entre densa vegetación, por el margen izquierdo del río hasta las minas de serpentina. Esta subida, aunque no remonta mas de unos cien metros, no está exenta de dificultad, por la pendiente, por la vegetación que apenas la deja ver y por los desprendimientos que ha habido durante el invierno y que se han llevado tramos del sendero, si a todo esto añadimos que está permanentemente húmeda lo que la hace especialmente resbaladiza, obtenemos una conjunción interesante.



Una vez arriba, volvemos a cruzar el San Juan para acercarnos a las antiguas minas de Serpentina que hay en su margen derecha. Si se accede en coche podemos llegar hasta aquí ya que nos encontramos una barrera, hay que aparcarlo y seguir andando. Desde aquí, dejando el cortijo la “Hortichuela” a nuestra izquierda remontamos toda la “Loma de las Rascas” hasta el “Cortijo del Hoyo” del que solo quedan unas piedras y su nombre. Ubicado en la orilla de una depresión con bastante humedad, dado su verdor casi permanente, aprovechado actualmente por las reses que lo visitan con frecuencia, después encontraremos el “Cortijo de Cabañas Viejas” (1.600 m), recuperado el año pasado para llegar finalmente al “Cortijo del Hornillo” (1.800 m).



Esta subida, dura en su primer tramo se suaviza una vez que se ha ganado cota (1.500 m), a partir de la cual se sigue subiendo pero muy suavemente y con alguna bajadita: prácticamente llaneamos. Su trazado es paralelo al de la Estrella pero transitando a media loma. El recorrido es muy agradable, ya que bordea, por su límite superior los bosquetes de robles con alguna encina salteada, y adentrándose en ellos cuando el sendero pierde algunos metros de cota a la vez que vamos atravesando varios barrancos que llevan agua todos aun y algún manantial señalado en el recorrido.



Una media hora antes de llegar al Hornillo, me desvío para visitar el recuperado cortijo de Cabañas Viejas, llama la atención la enorme era que tiene en su cercanía señalizada como helipuertopara evacuación. Pequeño refugio con dos habitáculos remozado el año pasado y donde se puede pasar la noche. No tiene camastros, así que a hacer bueno el suelo, pero a cambio dispone de chimenea.



Desde el Hornillo hacia arriba no hay sendero o yo no lo he sabido encontrar. Hoy me han comentado, personal que hace el mantenimiento por la zona, que en su día lo hubo pero que está perdido, con lo que dejaré de buscarlo al menos en su primer tramo. Sirva como referencia, desde la charca del Hornillo, hay que subir hasta el primer árbol visible a media loma y en soledad y desde éste al segundo (que son dos juntos), una vez aquí se sigue subiendo hacia un collado que queda un poco por encima y a la derecha, ya que por él pasa el sendero siendo reconocible y practicable a partir de este punto. El sendero se dirige hacia La Morra o Puntal de Haza Mesa (2.206) para sin subirlo rodearlo y hacer el resto del recorrido por el margen de la acequia recuperada la temporada pasada que lleva agua para alimentar una balsa, también recuperada recientemente en las inmediaciones de donde en su día se ubicaba el Cortijo de Haza Mesa.



La acequia arranca del río San Juan, unos cientos de metros por debajo de donde encontraron al montañero el pasado mayo después del fatal alud de febrero. Una vez cruzado el río por un precario pero efectivo puente de madera, recorrer la otra vertiente del barranco hasta llegar, por debajo de La Hoya de la Mora y al pié (en su cara norte) de los Peñones de San Francisco (2.511 m), al refugio de San Francisco (2.200 m), creo que el más antiguo de los existentes ya que está fechado en 1920 en un lugar de su fachada y en 1912 en otro, ignoro cual de las dos fechas es la correcta. Es un pequeño refugio que regenta la Sociedad Sierra Nevada y que está permanente cerrado. No he tenido la oportunidad de verlo por dentro, así que nada puedo contar de él.



Desde el Refugio arranca ya en bajada un sendero muy marcado que se adentra en el pinar de repoblación, para en los primeros tramos perder altura de forma brusca. El recorrido por entre pinos en el día de hoy ha sido especial, ya que la niebla lo ha invadido todo y las sensaciones eran propias de otros bosques mucho mas norteños. Las nubes que estaban altas por la mañana se han ido recostando sobre las laderas para alrededor de las dos de la tarde bajar hasta los 2.000 metros y de forma espesa cubrirlo todo.



Cuando había bajado ya un buen trecho, llegando a la peña El Perro, he dejado atrás la niebla y ha empezado a asomarse de nuevo el sol. Este sendero desemboca en la carretera que baja del Centro de Visitante del Dornajo hacia el Hotel del Duque, por lo que es tramo Sulayr. Una vez en la carretera asfaltada, sólo seguirla hasta abajo, rodeando el Hotel ubicado en uno de las parajes más salvajes en cuanto a vegetación y fauna de toda la sierra, entre otras cosas por la abundancia de agua con varios nacimientos, alguno de ellos ferruginoso y por formarse una isla donde las temperaturas no descienden tanto en invierno. Una vuelta por el entorno del Hotel ya merece la pena por sí solo.



Una vez que llego al río Genil, sólo me queda volver a remontar, por la carretera del antiguo trazado del tranvía, hasta llegar al aparcamiento en el Barranco de San Juan.